Marcan protestas Día del Trabajo en el mundo

CDMX.- La celebración del primero de mayo es mundial, mientras unos celebraron, otros protestaron contra las medidas económicas y sociales que les están siendo impuestas y algunos más fueron reprimidos con gases lacrimógenos.

Decenas de miles personas participaron hoy en una marcha festiva por la Plaza Roja de Moscú con motivo del primero de mayo, organizada por los sindicatos oficialistas con el respaldo de Rusia Unida, partido del Presidente ruso, Vladimir Putin.

La Policía moscovita contó cerca de 130 mil los participantes en la marcha para celebrar el Día de la Primavera y el Trabajo, que es como oficialmente se denomina la fiesta en Rusia desde 1992.

“Por una vida, un trabajo y salario dignos”, fue lema central elegido por los organizadores de la manifestación, aunque también se observaron pancartas con frases contra el terrorismo.

Según los sindicatos, unos 2.5 millones de afiliados participaron en la celebración del Primero de mayo a lo largo y ancho del país.

Las autoridades movilizaron a más de 355 mil policías y miembros de la Guardia Nacional en todo el país para garantizar la seguridad el orden público durante el festejo.

En Grecia, miles se congregaron en el exterior del Parlamento griego mientras los sindicatos se preparan para afrontar las nuevas medidas de austeridad impuestas por los prestamistas internacionales.

Empleados de servicios públicos, en Atenas, protestaron debido a nuevas rebajas en las pensiones y una alza de impuestos, la última en siete años de severa austeridad.

Por su parte, el principal sindicato del país, GSEE, convocó una huelga general para el 17 mayo.

Respecto a España, los dos principales sindicatos convocaron a marchas en más de 70 ciudades.

UGT y CC.OO exigieron que el Gobierno conservador español revoque las medidas que hacen más fácil despedir a trabajadores, y pidieron el aumento de salarios y pensiones.

El secretario general de la CC.OO señaló que la economía española ha estado creciendo los últimos dos años y pidió que esa realidad se acomode a las necesidades del pueblo.

Hizo sus declaraciones en una marcha de miles de personas en Madrid, al lado del líder de la UGT Josep María Álvarez, también hubo protestas en Barcelona, Sevilla, Valencia y otras ciudades.

Bajo el Gobierno de Mariano Rajoy, la economía española se recuperó y el desempleo bajó de 27 por ciento en el 2013 al 19 por ciento, pero sigue siendo el segundo desempleo más alto de la Unión Europea, después de Grecia.

Rajoy envió un mensaje en Twitter donde agradeció a los trabajadores y aseguró que el Gobierno está trabajando para crear más empleos.

En Manila, Filipinas, activistas de izquierdas y obreros se manifestaron y celebraron ruidosas protestas exigiendo un aumento salarial y el final de los contratos temporales que privan a sus titulares de beneficios sociales.

La multitud reunida en Manila también pidió el fin de los supuestos asesinatos extrajudiciales de la campaña antidroga del Presidente del país, Rodrigo Duterte.

Los activistas portaron murales con la imagen de Duterte y del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, solicitándole al líder filipino alejarse del republicano, quien lo invitó a visitar Washington.

En Italia, en el municipio siciliano de Piana degli Albanesi, los sindicatos del país se reunieron para reclamar trabajo y legalidad en una zona marcada tradicionalmente por la mafia.

Eligieron esta localidad para conmemorar el 70 aniversario de La masacre de Portella della Ginestra, explanada próxima a ese pueblo donde un grupo de trabajadores fue tiroteado mientras celebraba el Primero de Mayo y protestaban contra los latifundistas.

El crimen, en el que murieron once personas y una treintena resultaron heridas, fue atribuido a la banda de Salvatore Giuliano, pero esta autoría aún en la actualidad es puesta en entredicho y está sin confirmar.

Además, en la ciudad de Turín, los manifestantes se enfrentaron a la Policía.

Turquía también se unió a las protestas, la Policía detuvo a decenas de personas y empleó gases lacrimógenos para dispersar a cientos de manifestantes en Estambul que intentaron expresar su malestar con el Gobierno y el Presidente, Recep Tayyip Erdogan.

Según informó el canal de noticias CNNTürk, cerca de 75 personas fueron detenidas en el barrio de Gayrettepe cuando unos 250 querían iniciar una marcha de protesta.

Expusieron pancartas con lemas como “Que viva el primero de mayo. No al dictador”, mientras que la Policía disparó al aire y usó gases lacrimógenos.

Los manifestantes hacían alusión Erdogan, quien obtendrá más poderes tras un amplio cambio constitucional, refrendado por una consulta popular efectuada hace dos semanas.

Unos 30 mil agentes de la Policía turca se encuentran hoy de servicio en Estambul, una cuidad con casi 15 millones de habitantes, mientras que varias avenidas de acceso al centro se encuentran cerradas al tráfico desde primeras horas de la mañana.