Ejecutan en Guerrero a asesor de Astudillo

Elí Camacho Goicoechea, asesor del gobernador Héctor Astudillo Flores, exalcalde de Coyuca de Catalán y señalado por sus presuntos nexos con el narco, fue ejecutado ayer por la noche en Ciudad Altamirano, cabecera de Pungarabato en la convulsionada región de la Tierra Caliente.

De acuerdo con reportes oficiales, un grupo armado que se desplazaba en dos vehículos irrumpió en un establecimiento comercial de venta de paletas congeladas, propiedad del funcionario estatal y ubicado en la glorieta de Los Héroes, sobre la vía que conecta con la cabecera municipal de Coyuca de Catalán.

Enseguida, un sicario que portaba una pistola calibre .38 súper, se dirigió al también exdiputado local perredista y prácticamente lo acribilló frente a decenas de testigos.

Al respecto, el mandatario estatal se limitó a condenar el crimen de su asesor a través de sus redes sociales.

“Lamento la pérdida de Elí Camacho, amigo y colaborador. No habrá impunidad para quienes violentan la ley”, escribió el mandatario en Twitter.

Astudillo y el político asesinado fueron compañeros en la LX Legislatura (2012-2015), así como el perredista Roger Arellano, quien también fue asesinado a balazos el pasado 9 de abril en el municipio de Acapetlahuaya.

En ese entonces, Elí Camacho declaró públicamente que durante su administración como alcalde perredista de Coyuca de Catalán (2009-2012), había pactado con el narco para poder trabajar sin problemas.

Incluso, su hermano Euclides “El Quilles” Camacho ha sido señalado por autoridades ministeriales de ser uno de los principales operadores de la banda de Los Caballeros Templarios en la región de Tierra Caliente.

A pesar del negro historial de Elí Camacho, el gobernador Astudillo lo contrató como su asesor en la región de Tierra Caliente, donde el vacío de autoridad es evidente y la delincuencia controla todo.

Apenas el 10 de abril fue ejecutado también en Ciudad Altamirano, Modesto Carranza Catalán, quien se desempeñaba como suplente del actual diputado local priista, Saúl Beltrán Orozco, y el 23 de julio pasado, fue asesinado el alcalde perredista de Pungarabato, Ambrosio Soto Duarte.

Además, desde el mes pasado permanece en calidad de desaparecido el exdiputado federal perredista Catalino Duarte Ortuño. Todos estos crímenes contra políticos siguen impunes, así como la estela de asesinatos contra ciudadanos de esta franja de la entidad colapsada por la narcoviolencia.