Juegos de poder en el Estado de México

Apenas empieza la madre de todas las batallas electorales, antes de la elección presidencial, que es el Estado de México, y ya se empiezan a vislumbrar los juegos de poder entre los actores políticos.

¿A quién le interesa que gane el joven Alfredo del Mazo la gubernatura? De inicio a su primo el Presidente Enrique Peña Nieto, pues sería continuar con la dinastía del Grupo Atlacomulco y garantizar otro seis años de su proyecto. Con Del Mazo serían tres sexenios de gobiernos bajo su batuta y sin rompimiento, como lo hubo con el ex gobernador Arturo Montiel. Asimismo, significaría darle un renovado aire al PRI, después de la debacle electoral que sufrió el partido en las pasadas elecciones, y darle un respiro para la competencia del 2018.

Por otro lado, Peña Nieto dejaría a dos jóvenes posicionados como gobernadores como posibles aspirantes a la elección presidencial de 2024, el otro caso es Alejandro Murat de Oaxaca.

Del Mazo es un mini Peña Nieto, guapo, peinado impecable, dientes perfectos, los dos se visten casi igual, parece que les confecciona el mismo diseñador de moda sus camisas de cuadritos rojos y verdes, sus pantalones caqui o negro, y el mismo cinturón. Alfredo no usa ningún reloj, a  diferencia de nuestro presidente que suele usar relojes sencillos y deportivos.

Las fotos de los eventos de campaña, tanto de Peña como de Del Mazo, también son idénticas, emulando los viejos tiempos de rockstar del presidente como gobernador. Un dato curioso es que apenas esta semana el equipo de comunicación de Alfredo decidió incluir en sus fotos a la esposa del candidato y a su familia. En todas las fotos de sus redes sociales aparece junto con la esposa. El mensaje es claro, al lado de Del Mazo también existe una mujer. Y claro, pues el riesgo que se corre en esta elección siendo él el único varón con posibilidades reales de ganar la contienda, es que sus cercanas contrincantes decidan cerrar el discurso y la batalla sólo entre ellas, dejándolo fuera.

 

También le conviene a los dos hermanos de Alfredo que gane la contienda. Tanto Adrián, como Alejandro, ocupan cargos públicos; el primero como Director General de Autotransporte Federal dentro de la SCT, donde se ha desempeñado con un perfil bajo, y Alejandro, como Comisionado Nacional de Áreas Naturales Protegidas dentro de la Semarnat. Anteriormente este último ocupó una Subprocuraduría dentro de la Profepa, desde donde realizó un extraordinario papel para proteger a diversas especies de animales en peligro de extinción, decomiso de venta de animales prohibidos, y rescate de cientos más en condiciones de peligro. De ganar Alfredo, su hermano Alejandro, más carismático, podría sucederlo.

 

También le interesa al gobernador Eruviel Ávila que gane Alfredo Del Mazo, pues se juega su pase para aspirar a la candidatura del PRI a la Presidencia de la República. De hecho, diversos priistas consultados y que ocupan las oficinas del búnker nacional ubicado en Insurgentes, señalan que Eruviel está completamente al mando de la operación de esta elección, y que ellos estarán nada más como los chinitos, mirando qué sucede.

 

Sin duda otro que se juega su pase es el actual Secretario de Relaciones Exteriores, el Doctor Luis Videgaray, quien ha tomado el control absoluto de toda la estructura partidista en el Estado de México, nombrando a su operadora Alejandra del Moral como Presidenta del PRI, y haciendo a un lado a cuadros tricolores importantes que acompañaron a Peña Nieto desde un inicio.

 

El que tiene su corazoncito partido en dos es el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien de acuerdo a diversas encuestas se perfila para ser el candidato del PRI a la Presidencia de la República el año que entra. Por un lado sabe que si el PRI gana la contienda en el Estado de México, se seguirá enfrentando a Eruviel y a Videgaray, y muy probable será el dedazo del Presidente quien elija al candidato. Pero si pierde, Osorio se los quitará de en medio, a sabiendas que sin los votos del Estado de México no tendría ninguna oportunidad de triunfo, aunque hoy también se antoja difícil.

 

Por otro lado, están el Partido Verde y Nueva Alianza, aliados de los priistas. Con el triunfo de Del Mazo, ambos partidos acrecentarían sus posiciones políticas dentro del estado, como lo han hecho a nivel federal en este sexenio. De hecho, diversos integrantes del Partido Verde son quienes llevan mano dentro del primer círculo de la campaña de Del Mazo, incluyendo su comunicación.

 

Por el lado del PAN, ¿A quién le interesa que gane Josefina Vázquez Mota la gubernatura del Estado de México?. En principio a Margarita Zavala y a Ricardo Anaya. A la primera por ser mujer, al segundo porque se anotaría un touch down como lo hizo el pasado 5 de junio cuando ganó siete gubernaturas en alianza con el PRD, sacando al PRI del gobierno de bastiones como Veracruz y Quintana Roo.

De ganar el PAN la gubernatura mexiquense, lo convertiría en el principal partido dentro de las preferencias para ganar la presidencia de la República, por la cantidad de estados y población que gobernarían rumbo al 2018.

El que definitivamente no quiere que gane Josefina, ni el PAN (léase Anaya), es el ex gobernador albiazul de Puebla, Rafael Moreno Valle, y su alfil Tony Gali. Fue notoria la ausencia de ambos en la toma de protesta de Vázquez Mota el domingo pasado. Moreno Valle prefirió asistir a un evento de promoción personal en el Estado de Jalisco, antes que demostrar que hay unidad dentro del PAN, como sí lo hicieron Zavala y Anaya. De hecho, a Moreno Valle le une una entrañable amistad con Alfredo del Mazo, y en algunas columnas periodísticas se ha manejado que incluso estaría apoyándolo con recursos para que gane la elección.

Y por último, ¿A quién le interesa que gane la elección la candidata de Morena, Delfina Gómez?. La respuesta es única y obvia, a Andrés Manuel López Obrador. La explicación se cuenta sola, pues lo colocaría en caballo de hacienda rumbo a Los Pinos, y también en una cómoda situación para arrasar en la Ciudad de México.

Así los juegos de poder entre algunos políticos para la elección en el Estado de México, que todo tiene que ver con quién quede de candidato o candidata de sus partidos para la elección presidencial del 2018. Sin duda, un juego de traiciones, de movimientos estratégicos y de lucha de poder entre los actores políticos, quienes a veces se olvidan que la decisión final la tendrán los electores.

 

Acerca de: Anabella Pezet

Anabella Pezet es una apasionada de la política desde hace más de 20 años. Astuta y divertida por esencia, encuentra un espacio para escribir sobre el contexto político nacional. Politóloga y abogada de profesión.

Ve todas mis publicaciones

Anabella Pezet

Anabella Pezet es una apasionada de la política desde hace más de 20 años. Astuta y divertida por esencia, encuentra un espacio para escribir sobre el contexto político nacional. Politóloga y abogada de profesión.

apezet tiene 21 publicaciones y contando.Ve todas las publicaciones de apezet