Concreta Maduro ‘autogolpe’ de Estado

Caracas, Venezuela.- El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ha consumado la toma de la Asamblea Nacional al asumir sus “competencias parlamentarias”, escudándose en la situación de desacato que él mismo decretó.

La Sala Constitucional de la máxima instancia judicial de la revolución emitió hace unas horas su sentencia número 156, que declara la “omisión inconstitucional parlamentaria”.

De esta forma, siete magistrados nombrados a dedo por el chavismo sustituyen a los 167 diputados elegidos en las elecciones de diciembre de 2015.

El Supremo ha emitido más de medio centenar de sentencias contra el Parlamento y la oposición hasta llegar a su última decisión, hecha pública durante la noche.
Durante 15 meses, la Asamblea Nacional ha vivido bajo el asedio del chavismo: el Gobierno se negaba a ejecutar sus leyes, el Supremo las ilegalizaba, los radicales les amedrentaban en las inmediaciones del Palacio Legislativo, el Estado no traspasaba fondos económicos para su mantenimiento y los diputados no recibían sus sueldos. En este tiempo, el chavismo en la calle ensayaba un grito de guerra: “¡Y va a caer, y va a caer, esta Asamblea va a caer!”.

“Golpe de Estado” y “dictadura”. Así reaccionaron diputados y dirigentes de la oposición tras conocer una sentencia, la 156, que sucede en menos de 48 horas a la 155, que acusaba de traidores a la patria a los parlamentarios opositores, les arrebataba la inmunidad parlamentaria y concedía a Nicolás Maduro superpoderes para legislar e incluso para forzar su encarcelamiento.

La ‘pantalla’ perfecta

“Nicolás Maduro dio un golpe de Estado, es una dictadura”, replicó Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional disuelta por el TSJ, mientras rompía una copia en papel de la propia sentencia, a la que calificó de “basura”.

“El golpe de Estado esconde darle todo el poder a Maduro para que siga desfalcando al país”, subrayó Borges, quien hizo un llamado al pueblo para sumarse a protestas de calle y a las Fuerzas Armadas, “porque no puede seguir callada ante la ruptura de la Constitución”.

El Parlamento se declaró en rebeldía contra el Supremo para deslegitimar la polémica sentencia, a cuyos magistrados acusó de cometer crímenes de lesa humanidad y a los que denunciará dentro y fuera del país.

El gobernador del estado de Miranda, Henrique Capriles, de viaje en Colombia para conseguir los fondos que el Gobierno central le niega, destacó la “vergüenza” del tribunal que desconoce la decisión de millones de venezolanos.

“A la espera de la decisión que tomen los diputados, que no debe ser otra que defender el mandato que recibieron y la vigencia de la Constitución.

“En Venezuela se ha dado el ‘Madurazo’, podemos decirlo, esto es el ‘Madurazo’ con el apoyo de un tribunal”, dijo Capriles en una rueda de prensa en Bogotá.

Primeros choques

Diputados opositores venezolanos protagonizaron ayer una refriega con militares frente a la sede del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en Caracas.

Los parlamentarios intentaron franquear una barrera de uniformados en medio de consignas contra la corte y su fallo, que la mayoría opositora en el Legislativo denunció más temprano como un “golpe de Estado” del presidente Nicolás Maduro.

“Venimos a responder esa sentencia falsa, no la vamos a acatar”, espetó ante los militares el asambleísta Juan Requesens, quien en medio de empujones terminó con la camisa rasgada.

Al lugar llegó un pequeño grupo de partidarios del Gobierno con una bandera de Venezuela. “Fuera de aquí, somos chavistas”, gritaron los manifestantes mientras sus adversarios se alejaban.

“Estos señores quieren robarnos la tranquilidad que el pueblo está buscando, entonces que tampoco tengan paz ellos”, expresó a su vez el diputado opositor Carlos Paparoni, refiriéndose a los magistrados.

Reunión urgente

El secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, hizo una convocatoria urgente para el Consejo Permanente y con ello poder tratar el tema de Venezuela y la Asamblea Nacional (AN).

“Aquello que hemos advertido lamentablemente se ha concretado”, sentenció en un comunicado.

También rechazó la sentencia que hizo el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela.

“Denuncio autogolpe de Estado perpetrado por el régimen venezolano contra la Asamblea Nacional (sic)”, escribió en Twitter.

Por su parte, el Gobierno de Estados Unidos también “condenó” la decisión de “usurpar los poderes de la Asamblea Nacional elegida democráticamente”, afirmó el portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner.

“Esta ruptura de las normas democráticas y constitucionales daña en gran medida las instituciones democráticas de Venezuela y niega al pueblo venezolano el derecho de moldear el futuro de su país a través de sus representantes electos”.