Lecciones para México sobre el caso de Venezuela

 

El mundo es testigo de una nueva crisis diplomática entre Venezuela y los Estados Unidos. Apenas este lunes, el Departamento del Tesoro daba a conocer la inclusión en su lista de narcotraficantes y lavadores de dinero, al Vicepresidente del país latinoamericano, Tareck El Aissami.

No es la primera vez que el país norteamericano anota en su “lista negra” a funcionarios del gobierno del ex presidente Hugo Chávez y ahora de Nicolás Maduro. Ya en el pasado, el ex director de la Oficina Nacional Antidrogas (ONA) y ex comandante de la militarizada Guardia Nacional de Venezuela, Néstor Reverol, así como su ex subdirector en la ONA, Edylberto José Molina, fueron acusados de recibir pagos de narcotraficantes en un tribunal federal de Nueva York en agosto del 2016.

En mayo del 2015, el diario The Wall Street Journal informó que las autoridades norteamericanas también investigaban a Diosdado Cabello, número dos del chavismo, por supuestos nexos con envíos de droga a Estados Unidos.

FOTO: EXCELSIOR “Tareck El Aissami y Nicolás Maduro”.

Cuando uno lee este tipo de noticias se me vienen a la mente algunas reflexiones.

Primera, cuando Estados Unidos ha hecho señalamientos contra funcionarios de Venezuela, en ninguno de los casos ha dado a conocer las pruebas de la investigación. Es decir, las acusaciones se resumen en meros comunicados de prensa y señalamientos directos de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, en inglés) del Departamento del Tesoro, escudándose en violaciones a la Ley de Designación de Cabecillas Extranjeros del Narcotráfico (Foreign Narcotics Kingpin Designation Act), promulgada en diciembre de 1999.

 

El objetivo principal de dicha ley ha sido alertar y bloquear las actividades de individuos o de organizaciones extranjeras sospechosos de estar vinculados con el narcotráfico y que sean una amenaza para la seguridad de Estados Unidos.

 

Segunda, en prácticamente todas las acusaciones, Venezuela no sólo se ha defendido, sino que ha negado que existan tales hechos. Más aún, algunos funcionarios señalados han sido promovidos, como el caso del ex Secretario de Defensa con Hugo Chávez, Henry Rangel Silva. Adicional, el gobierno venezolano ha dado cuentas de grandes capturas de capos de la droga. El mismo Tareck El Aissami, cuando fue Ministro del Interior y justicia, capturó a 102 narcotraficantes, 21 fueron extraditados a los EEUU.

 

Tercera, siempre el Gobierno norteamericano ha negado que dichos señalamientos sean de tinte político, y rechazan una intromisión en el Gobierno venezolano.

En cambio, los presidentes Chávez y Maduro han acusado a los Estados Unidos de ejercer un “imperialismo yanqui”, donde el objetivo es desestabilizar y derrocar al gobierno a toda costa. El propio Presidente Maduro ha dicho en su último discurso que “Ni Bush, ni Clinton, no Obama, ni ahora Trump han podido con él, ni podrán”. Señala que su gobierno está “bendecido por Dios”.

Cuarta, el hecho de que los Estados Unidos señale a funcionarios de otros gobiernos como narcotraficantes y lavadores de dinero, como el caso venezolano, me lleva a pensar dos cosas.

Por un lado, resulta preocupante que funcionarios de otros países sean señalados de dirigir supuestamente redes de narcotráfico y lavado de dinero a nivel internacional. En el caso de Venezuela, al Vicepresidente de la nación se le acusa de “facilitar, proteger y supervisar grandes cargamentos de droga desde Venezuela con destino a México y Estados Unidos mientras fungía como ministro del Interior (durante del gobierno de Hugo Chávez) y gobernador del estado Aragua.

 

El gobierno lo acusa de haber recibido pagos del narcotraficante venezolano Walid Makled, así como del cártel mexicano denominado “Los Zetas”. Asimismo, es señalado por mantener vínculos y dar protección al capo colombiano Daniel Barrera y al traficante venezolano Hermágoras González Polanco, ambos incluidos en la misma “lista negra” o  mejor conocida como “Lista Clinton”. De acuerdo al gobierno del Presidente Donald Trump, Aissami ha traficado más de 1.000 kg de droga en múltiples ocasiones.

 

Lo preocupante del comunicado del Departamento del Tesoro es que señala que dichas sanciones son la “culminación de una investigación de varios años”. Yo me pregunto, si la investigación lleva años, ¿Por qué no la dieron a conocer antes?, ¿Por qué la anuncian justo ahora que el Vicepresidente venezolano entró en funciones apenas en enero pasado?, ¿Por qué se da a conocer justo al inicio de la nueva administración del magnate Donald Trump y no durante el ejercicio de Barack Obama?.

 

Por otro lado, me preocupa que ante dichos señalamientos, y de ser ciertos, Venezuela sea un paraíso del narcotráfico para el mundo, donde no existan sanciones a los funcionarios, sino premios y ascensos. Pero también, si no son ciertas las acusaciones, y verdaderamente sólo existe un interés político de la “ultraderecha”, como lo ha señalado Maduro en su última conferencia de prensa, de derrocar a su régimen, preocupa entonces la clara intromisión del gobierno norteamericano en la soberanía de un país.

 

Y ¿Por qué traigo a colación lo anterior? Porque Venezuela puede ser hoy un  ejemplo, pero mañana pueden ser otros países donde la izquierda pueda ganar la presidencia de un gobierno. Y me refiero al caso de Andrés Manuel López Obrador, quien podría llegar a la presidencia de México en el 2018, y quien podría sufrir acusaciones como las que hoy vive Venezuela.  El asunto no es menor y habría que estar más atentos, y saber leer entre líneas los mensajes que se quieren dar al mundo por parte de los Estados Unidos.

 

 

Acerca de: Anabella Pezet

Anabella Pezet es una apasionada de la política desde hace más de 20 años. Astuta y divertida por esencia, encuentra un espacio para escribir sobre el contexto político nacional. Politóloga y abogada de profesión.

Ve todas mis publicaciones

Anabella Pezet

Anabella Pezet es una apasionada de la política desde hace más de 20 años. Astuta y divertida por esencia, encuentra un espacio para escribir sobre el contexto político nacional. Politóloga y abogada de profesión.

apezet tiene 20 publicaciones y contando.Ve todas las publicaciones de apezet