Trump despide a la fiscal Sally Yates por ir en contra de su política migratoria

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, despidió a la fiscal general interina, Sally Yates, por ir contra la orden ejecutiva que prohíbe la entrada a Estados Unidos de ciudadanos de siete países predominantemente musulmanes.

Yates, funcionaria que había quedado del gobierno de Obama, fue despedida el lunes apenas horas después de instar al Departamento de Justicia a no defender la prohibición en los tribunales porque no creía que fuera legal.

“Mientras sea fiscal general interina, el Departamento de Justicia no presentará argumentos en defensa de la orden ejecutiva, a menos y hasta que me convenza de que es apropiado hacerlo”, dijo Yates en su comunicado, difundido horas antes de que fuera despedida.

Más tarde, en un comunicado la Casa Blanca dijo que fue destituida por “negarse a aplicar una orden legal diseñada para proteger a los ciudadanos de Estados Unidos”.

En tanto, Trump nombró en el cargo a Dana Boente, fiscal federal para el distrito Este de Virginia, quien rápidamente instruyó a los abogados del departamento a defender la prohibición de inmigración de querellas judiciales.

Finalmente, el líder de la minoría en el Senado, Chuck Schumer, lamentó lo ocurrido y aseguró que “el fiscal general debería ser leal y prometer fidelidad a la ley, no a la Casa Blanca (…) el hecho de que este gobierno no lo entiende es escalofriante”.