Putin hace chuza en el mundo

En las últimas semanas, el Presidente Ruso Vladimir Putin se anotó varias chuzas en la geografía política y económica del mundo. La primera, apoyó el triunfo de Donald Trump a la Presidencia de los Estados Unidos, y ante una elección insólita y muy controversial, dejaron en el camino las aspiraciones de la primera mujer candidata al gobierno norteamericano, en la historia moderna y desde un gran partido político, Hillary Clinton. La segunda, logró derrocar a los rebeldes en Aleppo, Siria, y ayudar al presidente Bashar al Assad a terminar con ellos. La tercera, no por nada, la revista Forbes recientemente lo nombró como “el hombre más poderoso del mundo”.

Vladimir Putin es uno de los presidentes más amados en la historia moderna de Rusia. Después de cuatro años en el poder, tras sus ocho años previos en la presidencia de 2000 a 2008, su popularidad alcanza el 82% de la aprobación de los ciudadanos. De acuerdo con una entrevista para el medio RBTH, Pável Salin, director del Centro de Estudios Politológicos de la Universidad Financiera del Gobierno de la Federación Rusa, existen principalmente tres razones que nos explican su alta popularidad: la primera, culturalmente los rusos tienden a culpar a los gobernantes regionales y no al Presidente del país sobre sus males. Segundo, el gobierno siempre adopta una estrategia de culpar a “causas extranjeras” sobre la crisis que se vive. Tercero, el gobierno controla todos los medios, así que los “lo que no existe en la televisión, no existe en lo absoluto”. Ni el escándalo de los Panama Papers le hicieron algún daño a la imagen gobierno de Putin.

 

Los ciudadanos rusos confían en su líder y lo apoyan estrepitosamente. De hecho, la máxima popularidad registrada por Vladimir Putin se dio en octubre de 2015 cuando registró un nivel de 89.9% difundido por el centro demoscópico Opinión Pública (VTsIOM, por sus siglas en ruso). El apoyo a los bombardeos contra el Estado Islámico (EI) en Siria, fueron la razón de su máximo histórico. Previamente, la adhesión de Crimea y Sebastopol en la primavera de 2014 fue un hecho que le significó también un alza en su popularidad.

Irónicamente, en el plano económico Rusia enfrenta desde hace dos años una recesión económica. La falta de liquidez, el desempleo, la congelación de los salarios, la depreciación del rublo y la inflación, son variables que se viven día a día. Desde hace dos décadas que el país del Kremlin no enfrentaba una crisis económica tan grave. Las razones se estriban en la caída de los precios del petróleo, lo que ha provocado una fuerte devaluación en su moneda, recortes al presupuesto público, y despido del 10% de los funcionarios del Estado. Asimismo, la crisis y tensión en Ucrania, las sanciones del mundo occidental por la anexión de Crimea, han afectado el desarrollo de la economía. Ayer mismo se publicó el acuerdo oficial que acordaron los líderes de la Unión Europea (UE) el pasado 15 de diciembre de extender sus sanciones unilaterales contra Rusia por otros seis meses hasta el 31 de julio de 2017 por su supuesto papel en la crisis de Ucrania.

Dicho bloqueo incluye las importaciones y exportaciones de armas, así como de artículos y tecnologías de uso. También la UE prohíbe a sus inversores otorgar créditos a los cinco mayores bancos de Rusia por más de 30 días. De ahí que Rusia ha respondido con medidas que limitan la importación de productos agroalimentarios, lo que ha causado pérdidas millonarias a la UE.

Los analistas están escépticos de lo que pueda pasar después del 20 de enero de 2017, una vez que Donald Trump asuma la Presidencia de los Estados Unidos. Dos escenarios se vislumbran: cooperación o enfrentamiento. Apuesto por el primer escenario luego de que el FBI y la CIA han señalado que Rusia interfirió en las elecciones del país anglosajón, mediante ataques informáticos. El gobierno ruso lo niega tajantemente.

Mientras que son peras o son manzanas, Vladimir Putin aumenta su poder cada día. Su popularidad y respaldo interno le ayudan. A pesar del atentado terrorista vivido esta semana, donde perdió la vida el embajador ruso en Turquía, Putin conservará el apoyo popular. Dicho atentado se dio un día antes de que sucediera la reunión entre Rusia, Turquía e Irán en Moscú para darle una salida al conflicto de Siria. Estado Unidos queda en desventaja para cualquier negociación ya que financiaron a los rebeldes en contra del régimen sirio.

Adicional, el Director del Centro de Asuntos Políticos y Extranjeros francés (CPFA, por sus siglas en inglés), Fabian Baussart, ha presentado oficialmente la candidatura de Vladimir Putin para recibir el Premio Nobel de la Paz. Señala que es el único mandatario que realmente está combatiendo al terrorismo y que ha hecho diversos esfuerzos por mantener la paz. De concretarse, lograría otra chuza en el mundo.

Finalmente, Rusia tendrá un papel preponderante en la geografía del orbe. Habrá que estar atentos a las decisiones que se tomen en el Kremlin, ya que Rusia está jugando en las grandes ligas. La enorme popularidad del presidente Vladimir Putin le abonan para tomar decisiones clave. De lograr un acuerdo con el gobierno de Donald Trump, el mundo podría ser testigo del nacimiento de la sociedad más grande en la historia del globo terráqueo, entre dos potencias que han sido antagonistas, pero que hoy pueden ser aliados para escribir el futuro de la historia de todos para bien o para mal. . El gobierno ruso lo niega tajantemente. que s se vislumbran: cooperacihasta el 31 de julio de 2017 por su supuesto papel en la

Acerca de: Anabella Pezet

Anabella Pezet es una apasionada de la política desde hace más de 20 años. Astuta y divertida por esencia, encuentra un espacio para escribir sobre el contexto político nacional. Politóloga y abogada de profesión.

Ve todas mis publicaciones

Anabella Pezet

Anabella Pezet es una apasionada de la política desde hace más de 20 años. Astuta y divertida por esencia, encuentra un espacio para escribir sobre el contexto político nacional. Politóloga y abogada de profesión.

apezet tiene 21 publicaciones y contando.Ve todas las publicaciones de apezet