AMLO Es Peje, no Lagarto

La semana pasada, Andrés Manuel López Obrador, en una entrevista televisiva, desmenuzó algunas de las que serían sus propuestas, en caso de ganar la Presidencia de la República en el 2018.

 

La propuesta que más me llamó la atención es que el Peje calcula que, en México, los políticos se roban cada año 500 mil millones de pesos. Y menciona que si la corrupción desapareciera no se tendrían que aumentar los impuestos en todo el sexenio. Y tiene razón.

 

Un ejemplo lo hemos vivido ya en este gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto, con las famosas “compras consolidadas” en el sector salud, donde se han anunciado ahorros por encima de los 10 mil millones de pesos que antes se quedaban en manos de los gobernadores e intermediarios. Les quitaron el pastel.

 

De ganar la presidencia, López Obrador haría un llamado a toda la población y gobierno para decir un “basta”, vamos a terminar con este mal que nos faceta a todos. Y no está mal, ataca el segundo problema que más nos preocupa a los mexicanos, después de la inseguridad, como recientemente lo reveló el INEGI. El desempleo y la pobreza, ocupan tercero y cuarto lugar.

 

Adicional a que no se aumentarían los impuestos, tampoco se aumentaría la deuda, otro talón de Aquiles en este sexenio. Apenas la calificadora Fitch puso el punto sobre la “í” al señalar que es necesario que México disminuya su endeudamiento federal. De ahí la respuesta de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de que buscarán hacerlo en el 2017.

 

Otra de las propuestas de Andrés Manuel es que gobernaría con su ejemplo de honestidad. Se define como un hombre de ideales. Sin embargo, algunos analistas y sectores de la población lo han criticado por dos temas principalmente: el primero, por qué clasificó como información reservada las cuentas de la construcción del Segundo Piso, y de dónde salen los recursos para pagar su campaña a la Presidencia desde hace casi tres sexenios.

 

A sus críticos, López Obrador les responde que “es Peje, no Lagarto”. Se define como un político que no roba, como muchos sí lo hacen, o lo han hecho dentro de la política.

Llamó a la clase política a una amnistía en caso de ganar la Presidencia. Prácticamente su mensaje fue de “borrón y cuenta nueva”, el Peje lo llama “olvido no, perdón sí”. Entiendo ese mensaje por dos vías: la primera decirle a la clase política actual que no serán perseguidos. No sé qué tan bueno sea eso, cuando tenemos hoy no sólo a varios ex gobernadores señalados por delitos como tráfico de influencias, corrupción y lavado de dinero. Tales son los casos de Veracruz, Quintana Roo, Chihuahua, Zacatecas, Coahuila, y los que se vayan acumulando en las próximas semanas, la lista cada vez se hace más grande. La segunda vía, entiendo es un mensaje también para los empresarios en el mismo tenor de “olvido y vamos para adelante”.

 

Su presidencia también sería respetuosa de los poderes de la unión. No existiría un Poder Ejecutivo buscando interferir en las labores del Legislativo, ni del Judicial. Algo que se le ha criticado a este gobierno es su control, sobre todo en el Legislativo. Por experiencia propia, he visto cómo los dictámenes de reforma a las leyes más importantes no se escriben en las comisiones del Congreso. Generalmente se redactan en las oficinas de los funcionarios del Poder Ejecutivo, mientras los legisladores se quedan como los chinitos “nomás mirando”.

 

Andrés Manuel López Obrador va por la tercera, la vencida. Ha recorrido más de una vez todos los municipios de este país. Se une a la ola de candidatos “antisistema” que están de moda, si están en contra del régimen de corrupción. “No es la ambición del poder, por el poder, o la ambición al dinero, queremos transformar”, señala en la entrevista.

 

Hoy, el tabasqueño encabeza todas las encuestas de preferencia para ganar las elecciones presidenciales en el 2018. Sin duda, se nota un hombre más moderado, menos abrupto en sus comentarios, y con propuestas más certeras y aplicables a nuestro país. Habrá que esperar a ver si el propio López Obrador no se convierte en su propio verdugo, como en otras oc

Acerca de: Anabella Pezet

Anabella Pezet es una apasionada de la política desde hace más de 20 años. Astuta y divertida por esencia, encuentra un espacio para escribir sobre el contexto político nacional. Politóloga y abogada de profesión.

Ve todas mis publicaciones

Anabella Pezet

Anabella Pezet es una apasionada de la política desde hace más de 20 años. Astuta y divertida por esencia, encuentra un espacio para escribir sobre el contexto político nacional. Politóloga y abogada de profesión.

apezet tiene 20 publicaciones y contando.Ve todas las publicaciones de apezet