¿Qué piensan los americanos de la elección del martes?

Llevo 3 días en Washington DC, tiempo suficiente para conversar con diferentes personas, 16 para ser exactos, todos ciudadanos americanos que han vivido su vida en Washington y sus alrededores. Con distintas ocupaciones y profesiones diversas. Saben que están en un momento crucial que determinará la historia de su país para futuras generaciones.

La primera con quien sostuve una charla sobre las elecciones 2016 en USA fue Brooks, una afroamericana de 26 años que trabaja para un establecimiento comercial. La plática inicio informal y sin perder esa característica se tornó seria por los temas que, sin querer reflexionó. Para enriquecer la charla, le comenté que quería conocer su opinión sobre las elecciones, y por supuesto, abrí una caja de pandora que quiero compartir con ustedes.

Brooks, la afroamericana de 26 años inició su respuesta diciéndome que no podía creer que Donald Trump hubiera logrado la candidatura republicana, y peor aún, no daba crédito que este personaje tuviera además una oportunidad de ganar la elección. Tratando de dirigir la conversación para lograr más riqueza de los comentarios, opiné que sin duda norteamericanos son todos y que en una democracia la mayoría define quién pierde o quién gana, que si Trump ganaba es porque la mayoría así lo había querido y decidido.

Entonces saltó una respuesta que me dejó helado: Brooks dijo que sería de esperarse, la mayoría blanca sigue siendo mala, “they’re mean” para decirlo textual. ¿Cómo es eso? –pregunté-. A lo que Brooks me respondió: “esto no es como las películas, no es Hollywood, la gente no se quiere entre sí, hay cero tolerancia”. Al escucharla, le mostré mi sorpresa ante su respuesta. Me parece prácticamente imposible que hoy, a 8 años de Barack Obama en la Casa Blanca, al parecer nada ha cambiado, en voz de una afroamericana. Brooks sólo movía la cabeza de un lado a otro para confirmar que lo que me externó era verdad y que también le causaba un profundo dolor.

Entonces, ¿has votado? –pregunté-. “¡Por supuesto que he votado! Pero te digo algo, honestamente, no creo que ella vaya a ganar y aunque deseo con todo mi corazón que así sea, hasta hoy pienso que ella no logrará la victoria”, me dijo desanimada.

Su respuesta me dejó pensando en una disyuntiva: Posiblemente Hillary Clinton estaría ganando la campaña y probablemente perdiendo la elección. Así que en cuanto regresé al hotel a revisar las estadísticas sobre la elección; y hasta ayer (sábado), Hillary sumaba 268 delegados mientras que Trump alcanzaba 202, probablemente la percepción de Brooks está fundada en los estados que al parecer aún no se definen con claridad.

Incluso, Brooks dijo algo más, ellos están preparando algo -refiriéndose a la campaña de Trump-, “no sé que sea pero están preparándose, harán trampa o lo que sea para ganar la elección”, dijo.

A su comentario, le respondí que el viernes por la noche estuve en el Club Republicano en WDC, y que también acudiría a Filadelfia a un rally de Clinton, un evento masivo como el de Cleveland donde Beyonce y Jay Z fueron las principales atracciones del rally de Hillary.

Sin duda estas grandes personalidades del espectáculo atraerían cualquier cantidad de personas a un mitin político, por lo que no es casualidad que muchos artistas estén haciendo campaña para Hillary. Sin embargo, hay algo interesante aquí, si bien el evento de Clinton con Jay Z y Beyonce estuvo a reventar, Trump dijo en su mitin que había llenado al máximo y de manera histórica el auditorio en que se presentaba, y lo había hecho él solo, sin tener que recurrir al apoyo de nadie. “I did it myself”, dijo.

Aunque hasta el momento tengo pendientes más historias por contar, quiero adelantarme y compartir contigo una reflexión: esta campaña ha despertado mucho interés e incluso morbo en la comunidad internacional, y oportunismo en algunos políticos locales de todas partes del mundo que creen que es ‘cool’ apoyar a un candidato o defenestrar a otro; sin embargo, por lo que he podido recoger en estas conversaciones, es claro que fuera de Estados Unidos, se ignora que para los americanos lo que está en juego este 2016 es mucho más que el triunfo de uno u otro; para ellos está en riesgo su propia unidad como país, aunado a un sentimiento de vergüenza sobre los dos candidatos, pues dicen que están teniendo que elegir entre lo malo y lo peor.

Acerca de: Vladimir Ramos

Director General de Pretorians México, es Maestro en Administración Pública y Políticas Públicas por el ITESM, es consultor experto en diseño de mensajes para campañas electorales, ha trabajado en campañas para Gobernador, Alcaldes y Legisladores en México. El 2014 fue Candidato a Consultor Revelación 2015 por la revista Campaigns & Elections México, Premio Reed Latino.

Visita mi página web
Ve todas mis publicaciones

Vladimir Ramos

Director General de Pretorians México, es Maestro en Administración Pública y Políticas Públicas por el ITESM, es consultor experto en diseño de mensajes para campañas electorales, ha trabajado en campañas para Gobernador, Alcaldes y Legisladores en México. El 2014 fue Candidato a Consultor Revelación 2015 por la revista Campaigns & Elections México, Premio Reed Latino.

vladimirramosc tiene 2 publicaciones y contando.Ve todas las publicaciones de vladimirramosc