El Ángel desangelado

Llegó el 15 de septiembre y con él la instalación de la Asamblea Constituyente y el proyecto de constitución política de la Ciudad de México. Sabemos que este proyecto es un texto del Jefe de Gobierno. Toca ahora a los constituyentes deliberar y decidir cómo será la inédita constitución, y yo diría que la ciudadanía también debería meter sus narices.

De bote pronto, en una primer leída puedo opinar que en muchos de sus artículos hay ausencias, insuficiencias y/o planteamientos que no asoman el tan anhelado y esperado proyecto transformador y de futuro. No encuentro todavía a la Ciudad modelo, de vanguardia y replicable para todo México.

Por ejemplo, en el artículo 1 no se menciona que la Ciudad de México debe ser una entidad soberana. En el artículo 2 debería quizá decir que la soberanía no sólo debe ser entendida de acuerdo a en donde reside, sino también debe ser entendida de acuerdo a la relación de la Ciudad de México con los poderes federales y las otras entidades federativas. El artículo 4 podría mencionar que la innovación y la competitividad también deberían ser principios fundamentales.

En el artículo 5 se podría agregar que la función pública debe regirse también por instituciones que funcionen y atiendan ágilmente al ciudadano, estructuras óptimas, servicios y presupuestos orientados a resultados, la transparencia total, la integridad, la innovación social, la participación ciudadana en la toma de decisiones públicas y por el enfoque de nueva gobernanza. El artículo 7 nos abre la oportunidad para que mejor pongamos que la nueva identidad de la Ciudad de México es la siguiente: Ciudad Innovadora y con Economía del Conocimiento, Ciudad Incluyente y de Libertades y Ciudad Funcional y Competitiva.

El artículo 9 no menciona que los ciudadanos deben tener mecanismos para la exigibilidad de derechos. El artículo 10 debería mencionar con puntualidad que toda persona tiene derecho a la terminación anticipada de su vida y que toda persona tiene derecho a adoptar hijos independientemente de su género, preferencia sexual y con haya integrado matrimonio.

El artículo 12 es el adecuado para escribir que toda persona tiene derecho a la participación ciudadana en su máxima expresión, que la protesta social es un derecho social y colectivo que debe registrar sistemáticamente los problemas y propuestas de solución que las autoridades deberán atender obligatoriamente y que debemos tener el derecho a la información, al conocimiento, al Internet y a las tecnologías de información y comunicaciones. En el artículo 13 es importante redactar que todas las escuelas (en todos los niveles educativos) tendrán laboratorios de innovación y creatividad y que la educación será de tiempo completo hasta bachillerato.

En el artículo 15 podríamos plasmar que toda persona tiene derecho a una economía de mercados competitivos y eficientes, que toda persona tiene derecho a ser protegida de mercados monopólicos y oligopólicos, que toda persona tiene derecho a niveles y estándares de servicios de las instituciones privadas y gubernamentales, que toda persona tiene derecho a estudiar y participar en las industrias de la Economía del Conocimiento, que en la Ciudad de México todas las personas deberán saber inglés en los próximos 5 años.

También debería leerse que las desigualdades sociales y económicas resultado de las relaciones laborales no deben ser mayores a 2 deciles, que las personas que se encuentren en la economía informal deberán tener derechos laborales y cumplir con estándares de servicio, que todas las personas tienen derecho al trabajo decente, y que la equidad de género en el ámbito laboral se debe cumplir en 5 años.

En los artículos 16 y 22 ya debe quedar por fin que la ciudad contará con un Sistema de Bienestar Social, que en la Ciudad de México la pobreza no puede ser mayor al 10% de la población en 10 años, que la Ciudad contará con el Banco de los Pobres y que la equidad de género no puede faltar. Sin temor debe incluirse en el artículo 17 que para el derecho a la movilidad debe contarse con un sistema integral e infraestructura de transporte público de clase mundial en menos de 5 años.

Sería conveniente que el artículo 20 mencionara que el Sistema de Planeación debe incorporar mecanismos auténticos e innovadores de participación ciudadana y que se deberá contar con un observatorio ciudadano para la Ciudad (no sólo un Instituto de Planeación). El artículo 21 debería incorporar que la Ciudad tendrá como principio el de Cero Basura, que la vivienda tendrá servicios cercanos de transporte, gubernamentales, laborales y de recreación y que la megalópolis tendrá un backbone de infraestructura tecnológica.

En el artículo 24 es apremiante escribir que la Ciudad contará con la Autoridad Metropolitana para el Medio Ambiente y que ésta debe ser electa. El artículo 25 es útil para dejar en claro que la ciudad deberá insertarse en las cadenas globales de valor a través de la economía del conocimiento.

En el artículo 26 se puede tejer con hilo innovador y dejar en palabras que la ciudad podrá tener autonomía financiera para su planeación de largo plazo, lo que incluye decisiones de deuda. Las Alcaldías podrán cobrar derechos e impuestos en coordinación con el gobierno central. El presupuesto de egresos será orientado a resultados y deberá incluir la perspectiva de género y de derechos humanos. En el artículo 30 es importantísimo incluir que la ciudadanía deberá aprobar por referéndum esta constitución.

En el artículo 32 podríamos hacer un cambio radical y redactar que para las elecciones de representantes populares (comités ciudadanos, diputados locales, diputados federales, Concejales, Alcaldes y Jefe de Gobierno las campañas de promoción de candidatos sólo incluirán debates de ideas y propuestas. El voto será obligatorio (como en Ecuador). Cualquier presión al voto será sancionada severamente tanto para el que lo pide como para quien lo acepta. Los partidos políticos en la ciudad de México tendrán prerrogativas mínimas tan solo para la capacitación de sus candidatos.

El artículo 34 podría proponer la existencia de la revocación de mandato para legisladores que no cumplan con estándares y metas. En el artículo 38 se puede proponer que la hacienda puede ser unitaria pero con mecanismos de participación de Alcaldías en el cobro de impuestos y derechos. En el artículo 46 podríamos mencionar que el titular de la Fiscalía General de Justicia será electo por la ciudadanía. Decir también que las alcaldías contarán con estándares de servicios que deberán cumplir con el apoyo de la figura del City Manager puede quedar en el artículo 66. Finalmente, como en el caso de Hong Kong, en el artículo 67 podemos proponer que la corrupción se combatirá con tres iniciativas: sanciones ejemplares, prevención y cambio cultural y zar anticorrupción independiente de los otros poderes (y no con un comité).

Ana Laura Magaloni escribió que la carta magna no puede ser tan sólo un amplio catalogo de derechos, sino que éstos deben ser exigibles y garantizados. Por ello, el reto es presupuestario. Estoy de acuerdo con ella y pienso que al proyecto oficial le falta eso: mecanismos de exigibilidad y el proyecto para financiar los derechos, pero también le falta una idea nueva de economía transformadora que genere condiciones de igualdad y la propuesta para que las instituciones y servicios funcionen.

El ángel que he visto en cinco días, aún está desangelado.

Acerca de: Irak López Davila

Irak es representante electo del Comité Ciudadano del Centro Histórico. Fue candidato a Diputado Local por el DF y es miembro del Comité Directivo Nacional del Movimiento Progresista. Director fundador de PUNTOGOB, despacho de consultoría en e-Government y en innovación gubernamental. Fue Coordinador General de Modernización Administrativa del GDF. Es Licenciado en Economía (ITESM) con estudios de Maestría en Políticas Públicas (ITAM). Cursó diplomado en Dirección Estratégica de Instituciones Públicas de la Universidad de California, Berkeley -Goldman School of Public Policy- y diplomado en Gobierno Electrónico impartido por la Korea Agency for Digital Opportunity and Promotion –KADO- en Seul, Corea del Sur.

Ve todas mis publicaciones

Irak López Davila

Irak es representante electo del Comité Ciudadano del Centro Histórico. Fue candidato a Diputado Local por el DF y es miembro del Comité Directivo Nacional del Movimiento Progresista. Director fundador de PUNTOGOB, despacho de consultoría en e-Government y en innovación gubernamental. Fue Coordinador General de Modernización Administrativa del GDF. Es Licenciado en Economía (ITESM) con estudios de Maestría en Políticas Públicas (ITAM). Cursó diplomado en Dirección Estratégica de Instituciones Públicas de la Universidad de California, Berkeley -Goldman School of Public Policy- y diplomado en Gobierno Electrónico impartido por la Korea Agency for Digital Opportunity and Promotion –KADO- en Seul, Corea del Sur.

irakld tiene 5 publicaciones y contando.Ve todas las publicaciones de irakld