Rousseff consultaría al pueblo sobre nuevas elecciones

La presidenta brasileña Dilma Rousseff, apartada del poder por juicio político desde el 12 de mayo, expresó la necesidad de convocar un plebiscito con vistas a celebrar nuevas elecciones si vuelve a la presidencia del país.

“Si vuelvo, el pacto que se firmó en la Constitución de 1988 no será rehecho en el Gabinete, sino por el pueblo”, dijo Rousseff, en una entrevista divulgada anoche por la televisión brasileña.

“Un plebiscito es el camino”, aseveró la mandataria, apartada del poder por un máximo de 180 días desde la apertura del juicio político el pasado 12 de mayo.

Rousseff parecía haber quedado apartada del poder definitivamente con la apertura del juicio político hace apenas un mes, pero ahora algunos senadores que votaron a favor de abrir el “impeachment” indicaron que podrían rechazar la destitución de la mandataria.

La apertura del proceso de “impeachment” recibió en mayo 55 votos a favor y 22 en contra, apenas uno más de los 54 necesarios para que Rousseff sea apartada definitivamente del poder en un juicio actualmente en marcha y que debe terminar antes de septiembre.

Si dos o más senadores cambian de opinión y rechazan en el voto definitivo la deposición de Rousseff, la mandataria volvería a la presidencia de Brasil hasta finales de 2018, pero los analistas indican que sería prácticamente imposible que pudiera recibir el apoyo del Legislativo para aprobar leyes.

Rousseff asegura que su suspensión del cargo de presidenta se debe a un “golpe” urdido por la oposición brasileña y comandado por su vicepresidente y actual presidente interino, Michel Temer, así como por el presidente de la Cámara Baja, Eduardo Cunha, suspendido del cargo por corrupción.