Nuevos gobernadores administrarán crisis, deudas y más pobreza

En medio del clima electoral que impera en 13 estados del país, pocos han tocado el tema de la crisis económica que enfrentan varias de las entidades del país y, peor aún, lo que les espera en los próximos meses y en 2017.

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, y varios economistas han advertido que para finales de este año la crisis financiera empeorará y el presupuesto para 2017 será aún más reducido que el de este año.

Apenas el pasado mes de abril, el Fondo Monetario Internacional (FMI) proyectó un “decepcionante” crecimiento de la economía mundial en 2016 y 2017 y advirtió un mayor riesgo de episodios de volatilidad ocasionados por problemas económicos y geopolíticos.

Ante ello, los nuevos gobernadores no tiene un escenario positivo, por el contrario se enfrentarán a la disminución de recursos federales, aumento de la deuda, la falta de empleo y crecimiento en los índices de pobreza que los podría poner en jaque en sus primeros meses de administración.

Un análisis del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria realizado a principios de este año, revela que en Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa, Tlaxcala, Tamaulipas, Veracruz y Zacatecas, el panorama es bastante complicado.

La facultad de economía de la UNAM publicó recientemente que la mayoría de las actuales administraciones estatales han realizado un manejo irresponsable de la deuda, lo que hará más difícil la administración de recursos públicos de quienes lleguen a gobernar.

Si a eso le sumamos la caída en el precio del petróleo y los metales, se reducen en gran medida las participaciones federales, recursos que conforman una parte esencial del dinero de las entidades.

Captura de pantalla 2016-08-15 a las 11.55.25 a.m.

ESTADOS ENDEUDADOS HASTA DICIEMBRE DE 2015

De los estados más endeudados donde habrá elecciones este año están Zacatecas, Chihuahua, Oaxaca, Quintana Roo, Veracruz y Durango, que alcanzaron incrementos del nivel de endeudamiento superiores al 44.06 por ciento, que es el promedio nacional en los últimos cinco años.

Veracruz es el peor de todos, bajo el gobierno del priísta Javier Duarte de Ochoa, pues tiene una deuda de 47 mil 296 millones de pesos.

Le sigue Chihuahua, entidad gobernada por el priísta César Duarte Jáquez, que tiene una deuda de 44 mil 82 millones.

Oaxaca, gobernada por Gabino Cue, aumentó su deuda en 141.3 por ciento, al pasar de 5 mil 628 millones de pesos a 13 mil 582 millones de pesos.

Zacatecas, gobernado por el priísta Miguel Alonso Reyes, creció su deuda en un 843.1 por ciento en cinco años, al alcanzar casi 8 mil millones de pesos.

Tlaxcala, gobernada por el priísta Mariano González Zarur, tiene una deuda de sólo 34 millones de pesos y es la entidad menos deudora.

El único estado de los 12 donde habrá elecciones el 5 de junio, y que disminuyó su nivel de deuda en los últimos cinco años, es Puebla, gobernado por Rafael Moreno Valle.

Aquí bajó la deuda de 11 mil 103 millones de pesos a 8 mil 874 millones de pesos.