Nacen, crecen, se fortalecen… y se van del PRI

REBECA ARVAYO / LOS CANDIDATOS

En estas elecciones, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) se ha consolidado como la incubadora de candidatos que nacen, crecen, se fortalecen y en pleno periodo electoral se van a contender por otro partido o por la vía independiente.

De 12 elecciones a gobernador, en ocho estados los abanderados del PAN, PRD, Morena y algunos independientes provienen de las filas del Revolucionario Institucional.

Podría decirse que el PRI va contra él mismo en los estados de Veracruz, Tlaxcala, Sinaloa, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo, Durango y Zacatecas.

En Hidalgo, no es uno, sino dos los ex priístas que están buscando llegar a la oficina más importante del centro histórico de Pachuca.

El candidato del PAN, Francisco Xavier Berganza, fue diputado federal y senador por el PRI y es la tercera vez que busca ser gobernador de Hidalgo.

José Guadarrama, el abanderado de la alianza PRD-PT, también se formó en el revolucionario y es la segunda ocasión que contiende por el mismo puesto.

En Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares fue dirigente estatal del PRI en la década de los 90 y se desempeñó como secretario de Gobierno en el sexenio de Patricio Chirinos. Ahora va con el PAN por la gubernatura.

En Quintana Roo, sobresale el caso de Carlos Joaquín González, quien renunció al PRI para ser el abanderado por la alianza PAN-PRD. Militó por muchos años en el tricolor y fue alcalde de Solidaridad. Es hermano de Pedro Joaquín Coldwell, actual secretario de Energía en el gobierno de Enrique Peña Nieto.

En Tlaxcala se registra un caso curioso: las candidatas al gobierno del PRD y de Morena, Lorena Cuéllar Cisneros y Martha Palafox Gutiérrez, iniciaron sus carreras políticas en el tricolor. Cuéllar Cisneros fue presidenta municipal de Tlaxcala por el PRI en el periodo 2008-2011. Palafox Gutiérrez se afilió al PRI en los años 60 y fue dos veces diputada federal y luego de cumplir 47 años en el Revolucionario renunció y se fue a la izquierda a buscar el Senado en 2012.

En Sinaloa, el candidato a gobernador por el PAN, Martín Heredia Lizárraga, fue presidente municipal de Cosalá por el PRI y en 2012 fue uno de los militantes que abandonó el tricolor para apoyar al actual mandatario Mario López Valdez en la alianza PAN-PRD-PT.

En Oaxaca, el aspirante de la alianza PAN-PRD, José Antonio Estefan Garfias, renunció al PRI tras 36 años de militancia. Fue diputado, contralor interno del tricolor, funcionario de Gobernación y tuvo diversos cargos relacionados con el tema de pesca.

En Durango, José Rosas Aispuro, candidato del PAN y PRD a la gubernatura, fue presidente del Comité Directivo Estatal del PRI, alcalde de Durango, senador y diputado federal y local. Desde el año 2010 dejó de militar en el tricolor.

En esa misma entidad, el candidato independiente Alejandro Campa Avitia, también tiene un pasado priísta reciente, pues fue secretario de Salud con el actual gobernador, Jorge Herrera Caldera, y cuando éste fungió como alcalde de Durango, Campa Avitia se desempeñó como director municipal de Salud y Medio Ambiente.

En Zacatecas, el abanderado del PAN-PRD, Rafael Flores Mendoza, también tuvo escuela tricolor. Fue analista de la Secretaría Adjunta a la Presidencia del CEN del PRI y jefe del Programa de Subcoordinación de Planeación y Organización en la campaña presidencial de 1994.