Involucra audio a hijo de Yunes en negocio millonario

Un nuevo audio sobre la posible compra de un inmueble con valor de 50 millones de dólares en Nueva York, involucra a Omar Yunes Márquez, hijo del candidato de la alianza PAN-PRD a la gubernatura de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares.

En conversación telefónica, una voz que parece ser la de Omar Yunes habla con otra persona y le describe que está buscando invertir en un inmueble en la avenida 35, entre las calles de Park y Lexington, en Nueva York, y que el complejo costaría 50 millones de dólares.

De acuerdo con El Universal, dicha persona pregunta a “Omarcito” “cómo van los condos”, refiriéndose a los condominios ubicados en la Gran Manzana, ante esto, el vástago de Miguel Ángel Yunes contesta que bien, pero es un tema a largo plazo que es necesario pensar. Después menciona: “Traemos un pinche deal, en la 35, entre Park y Lexington, mejor ubicación. Güey ya me senté, hice todo el deal, armé todo el tema”.

Dentro de la misma llamada, Omar Yunes precisó que se había sentado a platicar con los cuatro o cinco grandes intermediarios en operaciones financieras de Nueva York, quienes le aseguraron que podría vender de 2 mil 300 a 3 mil 500 el pie. A lo cual, el hijo del abanderado por la coalición PAN-PRD respondió: “El pedo es que, a ver güey, 50 millones de dólares, no me la puedo jugar a eso”.

Esta noticia se da a menos de un mes de que la cadena Univisión revelara otra llamada telefónica entre el candidato a gobernador y el mismo Omar Yunes donde supuestamente se encuentran en juego 58 millones de dólares para adquirir un inmueble también en Nueva York que se encuentra en la avenida 55.

Respecto de este tema, Miguel Ángel Yunes aseguró que no se trataba de una inversión familiar, sino que su hijo era promotor inmobiliario y constantemente buscaba oportunidades de inversión a nivel internacional, aunque en esta nueva llamada Omar Yunes sí habla de una inversión propia que ascendería a 50 millones de dólares.

Yunes Linares mencionó que no es la primera ni la última calumnia en su contra, y aseguró que no se quedará con los brazos cruzados.