Gali y Alcalá se enfrascan en denuncias y acusaciones

La guerra de acusaciones en Puebla está que arde. Los candidatos del PRI y PAN se han señalado de enriquecimiento ilícito, tráfico de influencias y ejercicio indebido del poder, pero los señalamientos ya pasaron de las acusaciones a las acciones legales.

Ambos partidos sustentarán sus denuncias en versiones periodísticas y se aprovecharán de las instancias afines a sus partidos políticos. El PAN lo hará ante la Fiscalía estatal y el PRI pedirá que intervengan la Procuraduría General de la República (PGR) y a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Legisladores del PRI en el Congreso de la Unión solicitarán a la PGR y a la SHCP que investiguen la probable comisión de delitos financieros del candidato del PAN a la gubernatura de Puebla, puesto que argumentan que ha aprovechado su relación con el gobernador Rafael Moreno Valle para hacer negocios a través de sus cargos públicos.

Los diputados Xitlalic Ceja García, César Alejandro Domínguez Domínguez, Mariana Benítez Tiburcio y Francisco Escobedo Villegas, que pertenecen a la Comisión Permanente, presentarán un Punto de Acuerdo en el que acusan que el panista José Antonio Gali Fayad se ha beneficiado y enriquecido ilegalmente gracias a los cargos públicos que ha ejercido bajo la bandera del Partido Acción Nacional.

Por su parte, el Partido Acción Nacional, a través del senador Javier Lozano Alarcón, informó que ya denunció penalmente por supuesto enriquecimiento ilícito, tráfico de influencias y operaciones con recursos de procedencia ilícita a Blanca Alcalá Ruiz, candidata del PRI-PVEM-PES.

Según el también vocero del PAN en Puebla, las acusaciones fueron presentadas ante la Fiscalía General del Estado (FGE) donde argumentaron que la candidata Blanca Alcalá incurrió en conflicto de intereses y tráfico de influencias al otorgar el permiso de una gasolinera a su tía y contratos por adjudicación directa a su socio de la empresa constructora Estilos Constructivos Sustentables S.A. de C.V.

Según la denuncia de los panistas, la ex alcaldesa de la capital poblana quebrantó el artículo 453 del Código Penal del Estado de Puebla.