Elecciones estatales, amenazadas por el crimen organizado

Las campañas electorales en Durango se han desarrollado en medio de un clima de violencia producto del crimen organizado, mismo que ha imperado en los últimos años y ha puesto en jaque a la población, sobre todo a los habitantes de la zona que limita con Sinaloa.

A finales de 2013 la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública del INEGI, reveló que para el 60 por ciento de la población de Durango, la inseguridad era el principal problema de la entidad, incluso sobre la pobreza y el desempleo.

En ese mismo año, en medio de varios hechos delictivos una agrupación delictiva ligó al gobernador priísta Jorge Herrera Caldera con el grupo contrario y en 2014 Durango apareció en la lista de los estado más corruptos.

En abril de este año, luego de que arrancaron las campañas para gobernador, el Instituto Nacional Electoral colocó a Durango como uno de los focos rojos en materia de seguridad de cara a la elección del próximo 5 de junio junto a Sinaloa y Tamaulipas, esto por la fuerte presencia de grupos delictivos.

Este jueves el Partido de la Revolución Democrática pidió que Durango sea declarado “foco rojo” ante el supuesto riesgo de actos violentos por el proceso electoral, sin embargo la titular de la Fiscalía General del Estado, Sonia Yadira de la Garza consideró que “sólo son declaraciones mediáticas”.

El Gobierno del Estado que encabeza Jorge Herrera Caldera ordenó que el Grupo de Coordinación de Seguridad inicie un operativo de prevención y vigilancia, a poco más de 20 días de las elecciones.

Según de la Garza Fragoso, las corporaciones duranguenses estarán en coordinación con la Policía Federal, Policía Militar, PGR y Fepade para que se asigne personal que atienda la Región Laguna en la recepción de denuncias.